AMOMIWEBAMOMIWEB


 
 
Las pequeñas y medianas empresas parten con la desventaja de tener recursos limitados. No obstante, su tamaño también permite una flexibilidad mayor que la de compañías con un volumen de personal y negocio más grande. Esa flexibilidad se puede apreciar en la construcción de la marca, pues es más fácil orientarla, posicionarla y hacer que sus miembros se sientan representados.
 
Decimos construcción en vez de creación, por que se trata de una tarea a medio y largo plazo, sostenida en el tiempo y que no solamente afecta al nombre o a la imagen. Es una propuesta de valor la que se erige.
 
01 Analiza quién eres
 
En primer lugar hay que tener clara la “personalidad” de la empresa. Quién quieres ser, qué quieres comunicar y a quiénes pretendes dirigirte son preguntas obligadas. Eso ayudará a perfilar no solo la estrategia de comunicación, sino también la identidad sobre la que se forjarán los valores corporativos de la empresa.
 
02 Diferénciate de la competencia
 
Debes diferenciar tu marca de las otras. Cualquier empresa de cualquier sector puede llegar a tener una imagen propia, cuidada y coherente. Al fin y al cabo, la imagen corporativa es única y se expresa de varias formas a través de la comunicación de la imagen visual o del servicio que presta.
 
03 Prioriza un concepto
 
Hay que intentar dejar de lado esas mil ideas que pueden distorsionar la imagen de la marca. Es mejor centrarse en un solo concepto y evitar elementos confusos.
 
04 Genera contenido de calidad
 
Las empresas tienen mucho que decir, y más cuando son expertas en un área. Se trata de saber en qué son fuertes, conocer las necesidades e intereses del cliente y así poder brindarles lo que necesitan.
 
05 No es un gasto, es una inversión
 
Es un error habitual no querer gastar un centavo en la imagen de la empresa. Hoy en día hay quienes piensan que la imagen de la empresa es un gasto. Se suelen oír cosas tales como: “le voy a pedir a mi sobrino que me haga el logo” o “un colega me hace la web”.
 
No solo se recupera mañana el dinero que se invierte hoy en branding, sino que generará más ingresos y un margen mayor de beneficios en el futuro. Además, construirá reputación y marca. Esos intangibles que es difícil calcular monetariamente, pero que son sin duda los que aportan valor a una empresa.
 
06 Déjate asesorar
 
Es evidente que nadie conoce mejor una empresa que el que está dentro, pero también es verdad que los que saben sobre marcas son los profesionales que se dedican a ello. Por eso no duden en consultarnos para construir la identidad de una marca o empresa.
 
07 Usa las redes sociales
 
Hay a quién le da vergüenza usarlas. Otros están en contra de ellas como individuos o usuarios. No obstante, no dejan de ser plataformas en las que se encuentra parte del mercado y del público objetivo.
 
Pero no todo vale en las redes, las empresas deben adaptarse al público al que se dirigen. Además, no hay que confundir el uso de la página corporativa con el de la cuenta personal.
 
Por último, si te sirvieron estos consejos no dejes de visitar nuestro sitio web donde podrás encontrar más información sobre diseño y enterarte de nuestros servicios.
 
 

Deja una respuesta

publicado el 9 de octubre, 2017 | por | tags